miércoles, 25 de julio de 2012

¿Quién se beneficia de tanta inmigración?


El presidente de la CEOE, Joan Rosell, acaba de hacer unas sorprendentes declaraciones sobre la inmigración. Ha dicho que su importación masiva durante la bonanza supuso un problema “que hoy se ve claramente”. También ha dicho que se importaron inmigrantes porque “la tasa de paro era del 8% y eso dificultaba la contratación, pero que ahora ha generado un problema que dificulta un poco más la recuperación del empleo”

La patronal española (y también la OCDE) acaba de descubrir que la inmigración masiva es negativa ¿son sinceras sus declaraciones o simplemente buscan desviar la atención?¿volverán a pedir más inmigración si la economía se recupera?

¡¡Menudo descubrimiento ha hecho el señor Rosell!! Se ha enterado ahora de lo que DN lleva diciendo quince años. Pero habría que recordar algunas cosas. En el año 1998, el PP de Aznar empieza a tomar las primeras medidas para crear lo que después sería la burbuja inmobiliaria. Como consecuencia, la patronal de la construcción le pide al gobierno abrir las fronteras a la importación masiva de millones de inmigrantes para inflar al máximo la burbuja, para rebajar salarios y para que los mismos inmigrantes, además de productores, fueran también consumidores de viviendas. Inmediatamente, Aznar abre las fronteras y en el año 99 empieza la invasión inmigrante. Aún así, por entonces la tasa de paro no era del 8%, como miente Rosell, sino del 15%, por lo que afirmar que “necesitábamos inmigrantes porque no había trabajadores españoles” era una gran mentira.
De inmediato, empezaron a entrar cientos de miles de ilegales cada año mientras el gobierno del PP hacía la vista gorda, con el aplauso de la patronal, que seguía pidiendo más y más inmigrantes. Durante la burbuja, pseudo-estudios realizados por la patronal repetían machaconamente los millones y millones de inmigrantes que iba a necesitar la economía española los próximos años y emplazaban al gobierno del PP a seguir importando inmigrantes de forma masiva. El PP respondía a sus amos importando ilegales y regularizándolos por cientos de miles una vez entraban en España. Eso hicieron en el año 2000 y luego otra vez en el año 2001 (con un tal Mariano Rajoy de Ministro del Interior) Dichas regularizaciones masivas eran aplaudidas por la patronal. Más tarde, en un acto con empresarios en el año 2003, Rodrigo Rato pedía una tercera regularización masiva.
Todo siguió igual con el PSOE de Zapatero. Al contrario de lo que nos cuenta la prensa afín al PP, la política de inmigración del PSOE fue la misma que la del PP, con una nueva regularización masiva en el año 2005, de nuevo apoyada por la patronal. En estas circunstancias ¿cómo puede tener la patronal española la cara dura de decir que “nos acabamos de dar cuenta de que la inmigración es un problema”?¿quién contrataba a los inmigrantes?¿acaso no sabían lo que iba a pasar?¡¡pues claro que lo sabían!! pero a ellos les daba igual. Estaban ganando dinero a manos llenas con la inmigración y, además, a ellos no les afectaba en su vida diaria. En sus barrios de lujo no vivían inmigrantes, en los colegios privados de lujo a los que mandaban a sus hijos no iban inmigrantes y su sanidad privada de lujo tampoco.

Cada vez más y más gente está descubriendo lo que sólo DN decía hace quince años: la inmigración masiva ha supuesto un auténtico desastre para España.

Fue el modelo económico tercermundista intensivo en mano de obra poco cualificada que diseñó la gran patronal el que nos ha traído a esta situación. Bajaron los salarios reales con la inmigración masiva al mismo tiempo que subían los precios de todo con el euro y disparaban el precio de la vivienda, lo que obligó a las clases medias y trabajadoras españolas a endeudarse. Ahora que ya no pueden endeudarse, que tienen salarios bajos o directamente están en el paro, los empresarios se han dado cuenta de que el modelo ha hecho que nadie puede consumir. Y menos que nadie los inmigrantes, cuya principal preocupación es mandar el máximo de dinero posible a sus países de origen. Inmigrantes que no aportan prácticamente nada al Estado. Más de cuatro millones no cotizan a la Seguridad Social y un número muy reducido hacen la Declaración de la Renta, pero todos consumen servicios sociales, lo que hace que el gobierno suba los impuestos para pagar la factura, y ahora la patronal se da cuenta de que la inmigración masiva ha sido una mala idea ¡¡menudos “genios” tenemos dirigiendo a la patronal!!
Ahora bien ¿da Rosell alguna solución al problema?¿ha pedido retornos masivos de inmigrantes a sus países de origen?¿ha pedido medidas al gobierno, que hace unas semanas declaró que ningún inmigrante ilegal será expulsado de España?¿ha pedido a los empresarios que contraten a trabajadores españoles?¿ha pedido control de la invasión china que está destruyendo nuestra economía? Nada de nada. Por lo tanto, dudamos de la sinceridad de este personaje y creemos que simplemente ha cambiado el objetivo de sus críticas. Normalmente, este sujeto se dedicaba a culpar al pueblo español de la crisis, lo que estaba llevando a la gente a niveles preocupantes de indignación que podían tener consecuencias negativas, así que Rosell ha cambiado el discurso para desviar la atención y seguir sin reconocer la realidad: los culpables de la crisis han sido la gente como él que ha implantado un modelo productivo insostenible que nos ha llevado a la ruina.
Desde DN se lo hemos dicho mil veces a los empresarios. A corto plazo podéis beneficiaros de este modelo pero a largo plazo también os perjudicará. Las sociedades multiculturales son conflictivas e inestables (malo para la economía), los inmigrantes aportan poco y gastan mucho, es decir, más gasto público y más impuestos (malo para la economía, según los empresarios), en el actual contexto de globalización económica hay que ir a una economía basada en la alta tecnología y en la cualificación y vosotros traéis a inmigrantes de baja cualificación (malo para la economía), hay que potenciar la natalidad española porque si no en el futuro no habrá trabajadores que consuman en España y compren a las empresas españolas (malo para la economía), salarios bajos, el fraude fiscal, las remesas de los inmigrantes... a largo plazo empobrecen a la sociedad española y dejan sin demanda a las pymes españolas, que son sustituidas por comercios extranjeros, etc.
Si no cambian de conducta iremos a peor. Si no quieren hacerlo por motivos patrióticos, al menos háganlo por motivos puramente económicos. Saldremos todos ganando.

Fuente:


¿Quién se beneficia de tanta inmigración?
                            ¡No es el obrero, es el patrón!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.