martes, 17 de febrero de 2015

¿Quién somos?


Si todos ustedes están pensando lo mismo, entonces hay alguien que no está pensando.
 
George Patton, general del Ejército de los Estados Unidos de América
  
Somos a los que castigaban en el cole por hacer la pregunta impertinente. Quienes nunca valoramos la seguridad cuando la libertad estaba en juego. Los que no temimos estar apartados. Los que aceptamos ser la pieza que no encajaba en el puzzle. Aquellos que cuando las cosas van mal se tiran al monte. Somos los que vamos por la vida en el modo de dificultad más alto que permita el juego. Ni agachamos la cabeza ante nadie ni permitimos que alguien lo haga ante nosotros.

Hemos sabido de caídas del caballo camino de Damasco, de vendas que se quitan de los ojos, de dulces frutas prohibidas que traen el conocimiento y de amargas píldoras rojas. Nunca tuvimos ese privilegio. No podemos mirar a la infancia con inocencia porque llevamos tanto tiempo con los ojos abiertos que no recordamos haber dormido.

Ni salimos en televisión ni recibimos subvenciones. Somos el 1%.

Somos los disidentes.



Cosas que hay que saber:

- Decimos que todos los hombres son tan humanos como diferentes. Esas diferencias han de ser respetadas y el igualitarismo contenido y combatido. Hemos de ser sujetos de idénticos derechos y sus obligaciones correspondientes, por tanto la discriminación positiva, el feminismo y otras formas de nostrismo supremacista son injustas para quien dicen representar y para los que se oponen.

- Instamos a oponerse a una oligarquía mundial que puede tener ciertos enfrentamientos en su interior mientras que de cara al exterior muestra pocas o ninguna fisura. Ésta, destruye ferozmente cualquier oposición que tenga el valor de destacarse como tal. Conceptos como patria, nación, familia, idea, etnia, raza, moral o religión son menospreciados. No importa si no consideramos superior a ninguno de ellos, porque incluso se prohibe participar o trabajar con los mismos.

- Sufrimos un sistema basado en la opresión difusa. No existe un tirano con una lira viendo arder Roma, sino una miriada de instituciones públicas o privadas que viven en el consenso de promover y defender monolíticamente los mismos postulados sin importar si se está seleccionando la verdad o mintiendo directamente.

- Inmersos en los últimos momentos de lo que se llama Civilización Occidental. Muriendo de éxito y buscando con ansia nuestra propia ruina. Si esto es el ineludible fin de todo imperio y de toda cultura o si lo que venga después será mejor o peor, no podemos saberlo. Pero queremos defender lo que siempre fuimos y sobre todo lo que los más decentes de nuestros antepasados quisieron ser. No tenemos derecho a renunciar a ello, ni a dilapidarlo ni a destruirlo.

- Denunciamos la demonización constante del pasado. De su forma de organización comercial, social, política o espiritual. Sostenemos que no todo tiempo pasado fue mejor pero sí todo tiempo pasado es merecedor de ser observado de forma limpia y ecuánime para poder obtener de él un buen legado. Afirmamos sabiendo que no nos equivocamos, que los antiguos eran antiguos, pero no eran tontos.

- El emperador está desnudo, los reyes magos son los padres, los bancos roban tu dinero, los políticos trabajan para sí mismos, los sindicatos obran contra los trabajadores, las religiones formales acumulan más materia que espíritu y las naciones son marionetas. Vamos a difundir y dar a conocer lo que no puedas encontrar fácilmente en otro sitio y luego construir una alternativa mejor a lo que tenemos. Se pueden hacer cosas, todo es susceptible de paliarse o mejorarse. La negatividad es el culto de los débiles y la queja, el divertimento del que jamás hará nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.