lunes, 25 de mayo de 2015

La estrogenización psicológica y espiritual.

Es simbólico que esta estrogenización química que padecemos venga muy en sintonía con la estrogenización espiritual y mental que sufre el mundo (particularmente la Civilización Occidental), y de la cual no es más que la contrapartida material. La música está estrogenizada, tenemos un auge de la mentalidad pasiva, cobarde, hippiesca y pacifista, vivimos en una era de dramas sentimentaloides, inseguridades personales, videoclips para niñatas aburridas, gente débil que se raya a solas, cacaos mentales, indecisiones variadas, ropa de colorines, miedo a decir las cosas tal cual son, una completa falta de fuerza de voluntad y, en suma, nuestra sociedad está dominada por valores muy claramente femeninos y muy claramente despojados de autoritarismo y mano derecha. Todos los síntomas descritos no son cosa de hombres ni tienen absolutamente nada que ver con la mentalidad masculina normal, sino que proceden del mundo de las debilidades femeninas.

Somos, sin lugar a dudas, y en parte gracias a la estrogenización, una sociedad de niñatas mimadas y de mariconas patéticas, incapaces de reaccionar ante un abuso ni de defender por la fuerza bruta nuestros intereses en un mundo, por lo demás, cada vez más embrutecido. A la Civilización Occidental y a la raza blanca, después de un proceso que viene durando más de dos milenios, les han quitado la hombría y les han castrado.

Sociedad de viejecitas, niñatas y mariconas sabihondas vs. sociedad de hombres jóvenes embrutecidos y analfabetos. No se aceptan apuestas.
  
Al completo aquí:
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.