viernes, 1 de mayo de 2015

Tierra, Trabajo y Capital.


Ejemplo: para plantar las cerezas, he tenido que transportar un montón de huesos en una fragoneta que he comprado, pagar la gasolina y los abonos como decían por ahí, quizás alquilar un terreno, etc.

El problema es que en ninguno de esos pasos ha intervenido el Capital. Yo he cambiado mi Trabajo por gasolina, fragoneta, etc. El dinero simplemente es un bono por trabajo efectuado, un intermediario, una herramienta intermedia para facilitar el intercambio de bienes y servicios (trueque). El dinero significa que he trabajado tanto. Pero el hecho permanece que estas adquisiciones han sido un simple trueque: mi mano de obra por gasolina. Una mercancía por otra. Un servicio por un bien.

Capital sería en el caso de que yo hubiese inventado dinero de la nada dándole a una máquina de falsificar bigliettos de Monopoly, o bien si hubiera trucado electrónicamente mi cuenta corriente añadiendo ceros. Eso es lo que hacen los banqueros.

La diferencia entre el dinero real y el capital abstracto es que el dinero de verdad representa Trabajo. Pueden quitarte el dinero, pero no el trabajo realizado ni el beneficio producido. El Capital en cambio es dinero falso. No representa ninguna riqueza real, no tiene arraigo en nada terrestre que lo sustente realmente. Se convierte en una mercancía en sí mismo y pasa a volar por "los mercados" buscando encarnarse en algo material. Para ello crea las burbujas, crisis, inyecciones de liquidez, deudas, etc.

Ahora bien, hay gente que le llama capital a cualquier cosa, desde a la carrera que estudiaron hasta las herramientas, etc. Se mueven en otro sistema de vocabulario económico...

En la economía lógica, si un país tiene mano de obra, know-how, expertos, etc., tiene Trabajo. Si un país además tiene recursos, medios de producción, materias primas, herramientas y materiales, proyectos necesarios que llevar a cabo, tiene Tierra. Cuando un país tiene estas dos cosas, no necesita Capital. Simplemente se pone a la gente a trabajar y luego se emite dinero por valor de lo trabajado. No se necesita un "inversor" ni una "inversión", ni un crédito. El capital no se introduce de arriba a abajo, sino de abajo a arriba, a medida que se trabaja.

El hecho de que el dinero está atado al trabajo es tan fácilmente constatable que si se emite más dinero que lo que se ha trabajado realmente, la moneda se envilece: inflación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.