jueves, 18 de junio de 2015

EEUU prohíbe las dañinas y polémicas grasas 'trans' (y aquí ni aparecen en el etiquetado).

  • La FDA quiere que los alimentos de EEUU estén libres de grasas 'trans' artificiales pues las considera una amenaza para la salud pública. 

Las grasas trans –que nada tienen que ver con los transgénicos– son un tipo de ácido graso insaturado que resulta de transformar aceites vegetales líquidos en sólidos, mediante un proceso de hidrogenización. Puede sonarnos a chino, pero gracias a este tratamiento la industria alimentaria logra aumentar el tiempo de conservación de sus productos así como sus características de frescura y textura.

Los médicos llevan alertando décadas del peligro al que nos enfrentamos si consumimos demasiado este tipo de grasas. Aunque están presentes de forma natural en pequeñas cantidades en la leche y la grasa corporal de los rumiantes, la mayor parte de las grasas trans que llegan a nuestro organismo provienen de su versión artificial, presente en todo tipo de productos altamente procesados como las palomitas para microondas, la bollería industrial, las pizzas congeladas, muchos snacks horneados y algunas margarinas.

Existe la suficiente evidencia científica para afirmar que las grasas trans aumentan el riego de padecer enfermedades cardiovasculares más que cualquier macronutriente y elevan los niveles del colesterol “malo”. Basta ingerir 5 gramos diarios de este tipo de grasas para tener un riesgo 23% mayor de padecer una enfermedad cardíaca coronaria. Y, según un reciente estudio publicado en el British Medical Journal, en Europa una porción grande de patatas fritas o nuggets de pollo, 100 g de palomitas de maíz para microondas o 100 g de bizcocho o galletas pueden contener entre 20 y 30 gramos de este tipo de grasas.

La desaparición de las grasas 'trans' en EEUU evitará 20.000 infartos de miocardio y 7.000 muertes por enfermedad cardiovascular al año.

Estamos acostumbrados a que las autoridades sanitarias europeas lleven la delantera a las estadounidenses en materia de seguridad alimentaria, pero en este terreno los americanos nos superan con creces. La Administración de Alimentos y Medicamentos (la todopoderosa FDA) anunció ayer en un comunicado que prohibirá el uso de las grasas trans artificiales de manera gradual en un período de tres años, pues las considera una amenaza para la salud pública.

Aunque la presencia de grasas trans artificiales se ha reducido notablemente –según la propia FDA, su uso en Estados Unidos se redujo un 78% entre 2003 y 2012– su impacto en la salud sigue siendo notable. Según la FDA, la desaparición de las grasas trans en EEUU evitará 20.000 infartos de miocardio y 7.000 muertes por enfermedad cardiovascular al año. Y aunque la transición a otro tipo de grasas costará a la industria 6.000 millones de dólares, el Gobierno prevé que la medida ahorrará a los estadounidenses 140.000 millones de dólares en gasto sanitario.

EEUU prohíbe las dañinas y polémicas grasas trans (y aquí ni aparecen en el etiquetado). Noticias de Alma, Corazón, Vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.